Blogia
urdinia

Catastrofismos

Catastrofismos

Un colega, al cual conozco desde que eramos unos macacos, me acusó de ser en este blog un tanto catastrofista. No lo dice con mala intención, ya lo sé, pero habrá muchos que equivodamente piensen lo mismo. Que estemos pagando más de 60 millones de las antiguas pesetas, 360.000 € o lo que es lo mismo 470.000 dólares, por miseros pisos de 60 metros cuadrados con dos habitaciones y más de 20 años de antigüedad; que lo estaremos pagando durante 20 años con nuestro salario neto integramente, y hablando de un más que generoso salario neto de 2.000 € mensuales; eso es una verdadera catastrofe. Hasta ahora no he hablado del tema, así que no se me puede acusar de catastrofismo. Todos los días, casi hasta nuestra jubilación nos levantaremos para ir a trabajar, y trabajaremos toda la jornada, engordando las cuentas de los propietarios de la empresa y de los que construyen nuestras casas, con el triste consuelo de tener una guarida a la que llegar por la noche; que no es poco, tal y como anda el patio. ¿Se puede remediar? Sí. Esto no es catastrofismo, ¿se remedia? ... No. Eso es una catastrofe.

La solución, mas evidente es que nadie sea propietario del suelo pero esto sin cautela podría ser una auténtico desastre de consecuencias inimaginables. Los ayuntamientos, o las diputaciones, controlarian la oferta de suelo según la demanda cobrando un impuesto anual variable por dichos suelos y según zona. Así, un piso céntrico, por estar cercano a los negocios y servicios, que es donde aparentemente todo el mundo quiere vivir, tendría un mayor canon ( entre 5.000 y 15.000 € anuales por ejemplo ) que otro en zonas de baja densidad, a las afueras. La especulación prácticamente no existiría ya que todo el mundo podría solicitar suelo para edificar en caso de no ser beneficiaría ya de una vivienda o si esta dispuesto a renunciar a la que posee. En zonas de densidad media o alta, será necesario formar una sociedad cooperativa para edificar bloques. Será más fácil encontrar un pequeño grupo de socios para edificar en zonas de densidad media que en zonas de densidad alta. El privilegiado que se pueda permitir pagar el canon para vivir en el centro, al mismo tiempo, con sus impuestos estará nutriendo las arcas de la ayuntamiento, favoreciendo así el progreso de la ciudad tanto en servicios como en calidad de vida. Que una vivienda sea más o menos cara que otra de la misma zona sólo dependerá de la calidad de la construcción y de la creatividad del arquitecto o promotor para conseguir un diseño atractivo. La creatividad y el progreso serán incentivados por esto, evitando así el mal del socialismo del que hablabamos en "Progreso y Sistema". En zonas de densidad baja, que por otra parte tendrán canones muy bajos ( 300 € anuales ) se concederán permisos de edificación a sociedades unipersonales o conyugales. Debiendo el autopromotor, es decir, uno mismo, traer hasta la zona los servicios, viales y alcantarillado si no los hubiera. En contrapunto, si dicha zona se recalifica, deberá demoler su vivienda y hacer una sociedad junto a otros demandantes de la zona para edificar bloques de viviendas, sin recibir compensación alguna excepto que ahora vivirá en una zona teóricamente mejor o intercambiarla por otra de una zona exterior si hubiera demandantes. La ecuación estaría equilibrada, piénsalo, y los precios de las viviendas bajarían, por supuesto. Pagaríamos por el coste de construir, que si te lo montas bien, y eres autopromotor, actualmente te puede salir por menos de 1.000 € el metro cuadrado, es decir, por el mismo piso de 60 metros cuadrados pagaríamos unos 60.000 € en lugar de 360.000 €. Increíble pero cierto, compruébalo.

No obstante, hay que planearlo bien no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad. No nos debemos obcecar en bajar los precios de las viviendas sin más. Si los precios de las viviendas cayerán lo suficiente los que tenemos créditos dejaríamos de pagarlos, ya que estaríamos pagando más de su valor, y los bancos se quedarían con nuestras propiedades que no serían suficientes para cubrir el agujero. Acabaría ocurriendo una crisis económica y financiera sin precedentes, las catástrofes se sucederían y nadie puede imaginar como acabaría todo.

No tiene porque ser tan negro el futuro si nos lo proponemos. Una ley favorecería a los propietarios de pisos anteriores al nuevo plan urbanístico, eximiéndoles del pago del canon al ayuntamiento total o parcialmente incluso en zonas de alta densidad. Podrían intercambiar su vivienda con otros propietarios libremente a través del consistorio, evitando así la especulación y siendo compensados económicamente por el nuevo propietario si deciden renunciar a su vivienda por otra en una zona de menor coste. Por esta razón las viviendas actuales seguirían teniendo el mismo valor, no nos compesaría dejar de pagar los créditos hipotecarios, pero no se prodía especular con ellas. Colega, ¿estoy siendo catastrofista o progresista?

La solución está en nuestra mano, todos ganaríamos, incluido el ayuntamiento; pero éstos y los ejecutivos de la administración pública no se atreven a hacerlo por las posibles represalias de las grades constructoras; eso lo sabemos todos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres